jueves, 15 de diciembre de 2011

A veces.

A veces
(sólo a veces)
sientes cómo se desprende un trocito de corazón.
No demasiado
No una parte vital...
Un gesto pequeño.

Un daño menor, tan doloroso como cortarse la yema de los dedos con el filo de un papel.

Y te sorprendes de conservar
(todavía)
un corazón al que dañar.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Sin la menor importancia.

Y
de repente
amaneció en plena noche.

Sin darse la menor importancia.

(Como si ocurriese cada día)

viernes, 9 de diciembre de 2011

Shall we dance?

Venga, va, lo admito: No sólo veo programas basura en la tele, también disfruto con ellos. Considero que son los mejores programas de humor que pueden verse.
Me entusiasma especialmente el momento en el que cortan la acción que sea (un drama intenso, un momento de sinceridad, una señora mayor llorando, un tipo que acaba de descubrir que la tronista que "le flipa" se acaba de "dar el filete" con el porno-star de turno (de verdad, ignoraba que fuese un gremio tan extendido)... Lo que sea. Sabes que en cualquier momento, y con calzador, la presentadora va a introducir discretamente una cuña publicitaria "¿y sabes qué puede venirte bien para el disgusto, Ramón? ¿sabes cómo puedes olvidar el vídeo que acabas de ver en el que Sonia ha tenido tres orgasmos con Pablo? Pues esto se te pasa con un caqui Pérsimon! y ahora vamos a bailar!".
Yo me he quedado con la copla, y desde hace un mes llevo dos caquis de la variedad Pérsimon en el bolso, para limar asperezas.
Ya los he ofrecido dos veces, una vez desde el coche y otra enmedio de una agria disputa callejera, y me han dado ideas buenísimas para hacer con la fruta.
La gente, siempre ayudando.

Voy a bailar.

martes, 29 de noviembre de 2011

Una entre un millón.

Teniendo en cuenta
que ni tú eres lo que yo necesito
ni yo soy lo que buscas
podría decirse
que hemos tenido mucha suerte
al encontrarnos.

(El índice de probabilidades nunca estuvo de nuestro lado de la cama)

viernes, 18 de noviembre de 2011

Stolen words N.33




Microzoología.

"El día que dejemos
de enamorarnos como perras
nos aburriremos como ostras."


Ajo.

lunes, 14 de noviembre de 2011

miércoles, 9 de noviembre de 2011

sábado, 8 de octubre de 2011

martes, 13 de septiembre de 2011

La distancia adecuada.

Era la segunda vez que coincidíamos y seguíamos sin poder apartarnos el uno del otro.
Disfrazada de afinidad iba creciendo una intimidad mal disimulada.
Tocarnos hubiese sido la perdición, por lo que guardamos una insuficiente distancia que no nos atrevimos a cruzar salvo con la miradas, que mantenían un discurso paralelo al de las palabras.
Sólo al despedirnos las manos se independizaron de la razón y, en silencio, te acaricié la cara, sin quitarte los ojos de dentro. Tu repetiste el gesto.
No nos besamos como si no hubiese un mañana.

sábado, 10 de septiembre de 2011

Mil palabras.

- No me mires así
-¿Así cómo?
-Como si quisieras que te besase...
-Entonces lo estoy haciendo bien.

jueves, 8 de septiembre de 2011

Miénteme toda la verdad.

">
Si me mientes susurrando a fuego lento
justo aquí bien pegadita a mi boca
no sabré si golpearte con mis pechos
o si dejarme arrastrar noche abajo de nuevo,
hacia otra madrugada bohemia.

Reconozco que me enloquecen tus carnes...
Reconoce que te enamoran las mías.
Así que si me mientes casi dentro de mi boca,
te regalo el resto de mis días.

Y es que hay mentiras que sientan tan bien
que parecen verdades ocultas
con secretos que endulzan la hiel
de las noches más tremendas y más oscuras

Así que si me mientes,
miénteme bien,
porque hoy quiero engañarme de nuevo.
Ya no reino en esas noches orgullosas
... en las que acabo amaneciendo triste y sola.

"La muerte no es el final..."

(... A veces el final llega antes en forma de aburrimiento).

domingo, 21 de agosto de 2011

lunes, 15 de agosto de 2011

Almost a year.

Un otoño en el que mi alma se cayó, al tiempo que las hojas.
Un invierno en el que nada me abrigaba.
Una primavera de celofán.
Y, de nuevo, el pegajoso verano en el que, rechinando los dientes, te dije adiós.
Y cada día, en cada cosa, me haces falta.
No me acostumbro a tu hueco.

Tu chica.

domingo, 14 de agosto de 2011

A game called life.



"It's so hard to turn your life over
Step out of your comfort zone
It's so hard to choose one direction
When your future is unknown"

jueves, 4 de agosto de 2011

jueves, 28 de julio de 2011

lunes, 18 de julio de 2011

lunes, 4 de julio de 2011

Y poco más

De adivinar que te gusta cortito de café, pero con dos de azúcar.
De contar los segundos que tardas en abrir los ojos cuando te despiertas.
De encontrarte las cosquillas.
De buscarte el corazón, corazón.

De cuidarte la sonrisa.

Tengo ganas.

viernes, 10 de junio de 2011

Pretéritos.

Era lo que más le gustaba de él: Tenía el pelo más suave que había tocado nunca.
Así de simple. Por encima de su brillantez siempre estuvo su pelo.
Porque si de algo sabía era de pelos (una extraña manía heredada).
En verano, cuando el sol le incidía de una determinada forma y sólo en un ángulo concreto, guiñaba el ojo derecho en un involuntario y delicioso gesto que siempre le sacaba una sonrisa. Le hacía parecer tan jóven como cuando se conocieron, hacía ya una vida eterna.
Le resultaba enternecedor la forma dramática y repentina con que se detenía cuando caminaban por la calle y algo en la conversación le sorprendía. Jamás consiguió anticiparse a ese momento; siempre le dejaba un paso y medio por delante.
En general, le gustaba cada gesto que delataba que no era perfecto. Ella siempre odió la perfección. No se la creía.

En algún lugar, alguien hace esta misma descripción con un leve ajuste del tiempo verbal.
La gramática, años después de dejar el colegio, volvía para abofetearle el corazón.

spotify:track:7vFvNkLLb2AEiMGESPgpH5

martes, 7 de junio de 2011

Seria fantastic.

">

Seria tot un detall
i tot un gest,
per la teva part,
que coincidíssim,
et deixessis convèncer
i fossis tal com jo t'he imaginat.

Unir por la línea de puntos suspensivos.

Con la punta de mi lengua
dibujé el aire
que escapaba
de la yema de tus dedos.

Deletreando.

Tèrez Montcalm. Love.
">

L is for the way you look at me
O is for the only one I see
V is very, very extraordinary
E is even more than anyone that you adore can

(Take my heart and please don't break it)

miércoles, 25 de mayo de 2011

El último berrido.

Desde que recuerdo, mi madre siempre ha tratado de hacer de la carencia virtud. Eso sí, a su manera y de las formas más peregrinas.
Si yo le pedía unas Nike porque en el cole la gente que las llevaba molaba mucho, mi madre me compraba unas "Sugar" del mercadillo diciéndome que las Nike eran vulgares, y que estas aún no las conocía nadie, pero que pronto serían el "último berrido" (su versión del cool, en los 80). Y yo, de naturaleza confiada, me calzaba orgullosa mis Sugar, sintiéndome la última berreadora... y desconcertando con mi seguridad a los que sí habían conseguido sus Nike.
Cuando llegó el momento de la ingesta de la primera comunión, todas las niñas suspirábamos por esos vestidos largos blancos. Yo, desde lo alto de mis Sugar, también.
Mi madre, seguramente presa de un espíritu transgresor, acabó convenciéndome de que tomar la comunión con un vestido verde era mil veces más guay. Y si a eso le sumas un bombín de paja blanco... bueno...!
Suerte que, supongo, para evitar futuros traumas, supo parar sus ansias de vanguardia rara ahí y finalmente acudí a la iglesia sin oveja y sombrilla. En este caso no me queda otra que dar gracia a Dios.
Ya había olvidado todo ese confuso tema de los últimos berridos y las vanguardias estéticas, cuando el otro día el banco, presa de una emoción sin precedentes al ver que mi cuenta no estaba en rojo, me regaló una jarra Brita (esas que convierten el cloro puro del grifo en algo similar al agua). Yo no estaba nada convencida de que ese artilugio fuese de fiar, y me aferraba con fuerza a mis garrafas de agua embotellada... hasta que llegó mi madre a narrarme las bondades de la cosa. Y con la cosa me refiero al agua en sí: "Ya verás, el agua sabe mil veces mejor que la embotellada. No has de subir litros y litros por la escalera... y fresquita... fresquita está buenísima".
Perdió todo el crédito cuando, horas más tarde, le telefoneé para preguntarle cómo se ponían los filtros y me dijo "ay, hija, yo no tengo de eso. En casa bebemos Solan de Cabras... Por desgracia!"
Joder, ahora me siento súper mal...
Cuando vuelva les dejo mi jarra y me llevo sus garrafas, que a mi família no le falte de nada aunque me tenga que sacrificar yo, faltaría más!

lunes, 23 de mayo de 2011

Futuro imperfecto.

Cuando ya no quede nada
del todo que busqué
dejaré caer los brazos,
quemaré los puentes de papel
en los que ardí.

Desapareceré del lugar al que nunca pertenecí.

sábado, 21 de mayo de 2011

Por fin es primavera.


Bajo los adoquines escondieron nuestra playa.
Era sólo cuestión de tiempo que la encontrásemos de nuevo.

Valencia, 2011. Mayo.

lunes, 16 de mayo de 2011

Secuencia de los hechos. 12.14am

11.47am.
Empiezo a sentir cierto escozor en los ojos. Dado que no he sufrido ningún drama en el transcurso de la mañana, más allá de que se me han pegado pelín las tortitas del desayuno, achaco la molestia ocular a que llevo varias horas trabajando sin las gafas (puestas, se entiende).

11.48am.
Olvido todo lo anterior y bajo al baño. Todo en orden.

11.55am.
Empiezo a sentir cierto escozor... ah, ok, las gafas.

11.56am.
Alargo una mano. La derecha, que es la que corresponde a la situación de las gafas, según todos los meridianos. Las cojo. Las llevo con éxito hacia la cara. Tras unos tensos segundos, encajo las patillas sobre las orejas, con un éxito rotundo de crítica y público. Piel de gallina.

11.58am.
Prosigo con el trabajo bajo la atenta mirada de mi perra.

11.59am.
Un escalofrío recorre mi espinazo cuando, de repente, el cristal izquierdo de las gafas cae sobre la mesa. Así, como sin vida. Todo se paraliza. Procuro no moverme. Las gafas siguen en mi cara. Compruebo que no ha sido fallo de diseño de las orejas ni nada, y ato cabos: la pasta de mis gafas ha dicho "hasta aquí hemos llegado" (no literal), y se ha partido, liberando a uno de sus vídrios en señal de protesta.

12.01am.
Mierda.

12.03am
MIERDA.

12.05am
Eso es mucha mierda. Este mes no puedo comprar otras gafas, así es que me lanzo a poner en práctica el Plan B: Loctite.

12.10am
No ha sido fácil, pero he conseguido devolver a su posición el cristal y pegar de forma poco digna pero eficaz la pasta que lo sustenta y alberga. Bien. Ahora parezco un Nerd, pero no he de comprar otras gafas.

12.11am
Repito (con cuidado) la operación delicada de colocar las gafas, de nuevo, sobre: nariz, oreja y justo delante de los ojos... cuando de repente siento hervir el ojo izquierdo. MIERDA.

MALA NOTICIA: LOS VAPORES DEL LOCTITE NO SE LLEVAN BIEN CON LAS MUCOSAS OCULARES.
BUENA NOTICIA: CIEGA NO NECESITO INVERTIR EN GAFAS.

jueves, 12 de mayo de 2011

Play with me.

Llevo ya una temporada (que dura desde hace aproximadamente 20 años...) teniendo que soportar estoicamente a amigos y demás parientes que, aparentemente movidos por el cariño (hacia mí, se entiende), y preocupados por lo que creen que es una pobre vida social y amorosa (no me da tiempo a sacarlos de su error debido a que rara vez estoy sola; mi casa es un trasiego incesante de amantes, amigos... bah, no quiero aburriros).
La cuestión es que cada vez que se me ocurre dar un suspiro más largo de lo que sería el estándar del suspirador medio, o se me pierde la mirada en el horizonte unos segundos más de la cuenta, he de escuchar una y otra vez aquello de "es que no sales nada... no te relacionas... ¿así cómo vas a encontrar a nadie?".
La cuestión es que no me gusta salir por la noche, y ahora la prohibición de fumar me han dejado sin la mejor excusa que tenía (sí, también odio el tabaco), aparte de mi incapacidad intrínseca para moverme con algún tipo de gracia en público (me refiero a bailar, no a que haya sido víctima de una apoplejía).
Finalmente el mensaje ha calado en mi psique, y presa del pánico a la soledad -ajena-, he sucumbido a la actividad frenética y grupal: Me he apuntado a un CURSO DE INICIACIÓN EN JUEGOS DE PLAYA. Esa soy yo, una mujer osada, de su tiempo, viviendo al límite. El límite del litoral, concretamente.
Cuando ya fantaseaba con licenciarme en castillos de arena, teoría y práctica de la flotación en colchoneta y en enterrar y desenterrar en el menor tiempo posible a alguno de mis musculosos compañeros universitarios del curso, mientras polemizamos agriamente (pero de forma sexi e irresistible) sobre las ventajas y desventajas del factor 30 de protección solar, o el impacto medioambiental del trikini, se me ocurrió ver los detalles del curso al que me había apuntado, para comprobar que los dichosos juegos se referían a voley-playa, futvoley y fútbol playa...

En fin.
Voy a morir sola, de un balonazo y bronceadísima tratando de molar.
Es mi sino.
Vivo con ello.

lunes, 2 de mayo de 2011

Asumiendo.

-Hija, ¿por qué no te arreglas un poco...?
-¿Arreglarme? Pero si voy bien, mamá!
-Digo, que te pongas algo... no sé... algo ajustado... (mirada como de lástima, pensando "ay, qué pena... y mira que es mona, pero no se saca nada de partido... va a morir sola")(sí, hay miradas como muy concretas, ¿qué pasa).

Llegados a mis 35 años como 35 soles, estos comentarios de mi madre ya no los escucho con la superioridad de los 20. Ha conseguido, por desgaste, hacerme dudar.. ¿Y si tiene razón? ¿Y si muero sola? Quiero decir, sin un hombre lloroso al lado, porque a no ser que me inmole en un autobús abarrotado, sé que moriré sola, como todo el mundo. ¿Y si llego a vieja sin nadie a quién consagrar mi medallón de viuda? ¿Seré una de esas viudas que no saca la foto que viene de serie con el medallón para que piensen que, efectivamente, tenía a un entregado hombre a mi lado hasta que, por desgracia, un trozo de basura espacial me dejó sin él (es que si enviudo, a mí me gustaría tener algo original que contar en la residencia..). Estos y otros nada desesperados pensamientos me pasan de vez en cuando por la cabeza, cada vez que quedo con amigos a comer y piden mesa para tres... ellos dos, paradigma del amor hecho carne, y yo, paradigma de... bueno, mejor lo dejamos ahí.
Así es que llevo unas semanas poniéndome manos a la obra: si realmente existe un hombre para mí, lo voy a encontrar. No servirá de nada que se esconda, lo mataré de amor si hace falta, pero la próxima vez que salga a cenar seremos cuatro, aunque me cueste la vida. La vida, o no volver a salir a cenar. Una de dos.
Al principio fuí a lo fácil: quise volver a dar de alta una antigua cuenta en una página de contactos. Vamos, en su momento ligar por ahí era tan fácil como pescar en un barreño, como entrenamiento siempre funciona!
Dí de alta mi antigua cuenta, actualicé mis fotos de "soy una tía normal, súper casual pero mega-interesante, con mogollón de mundo interior". Ok. Hecho.
Después leí el texto de presentación que puse en su día y me pareció que, visto un par de años más tarde, podía mejorarlo. Ahí voy. Hecho. El anzuelo está en el agua.
Al cabo de unas horas abro de nuevo mi correo, esperando el consabido aluvión de cartas de entregados fans, enamorados perdidamente de mi ingenio, gracejo y belleza natural... pero en lugar de eso, me encuentro un mail del servidor diciéndo que han decidido cancelar mi cuenta porque "multitud de usuarios la consideran ofensiva".
En eso he quedado. Ahora resulto ofensiva... Y ni siquiera han hablado con mi madre!
No quise indagar más en las razones. No me atreví a preguntar si habían sido las fotos o el texto -graciosísimo, por otra parte, deberíais haberlo leído!- lo que ofendió de esa forma a los cibermozos, por lo que me lo tomé de manera madura: escribí un mail incendiario de vuelta al servidor, borré mi cuenta y decidí que era un complot orquestado por el resto de solteras, envidiosas.
...
He estado estudiando el resto de opciones que tengo para conocer al hombre de mi vida, y me he puesto manos a la obra: Paso todo el tiempo que puedo en la FNAC, sección libros de tapa dura. En la de libros de bolsillo sólo pillaré a pobretones o a agarrados, y ya que me pongo...
También estoy mirando de practicar algún deporte de riesgo. Los hombres que los practican suelen estar bastante buenos, y si no consigo nada, siempre puedo matarme o algo.
Dejo como última opción la de adherirme a algún colectivo. Tengo una amiga que pertenece a un grupo de Amigos de las Orquídeas, pero ella ya se queja de que sólo ha conocido a gays y a señoras de 120 años. ¿Cómo se puede ser amigo de una flor? ¿Qué le cuentas? Al lado de la exposición de mi amiga había una exposición organizada por los Amigos de los Helechos, que contaba con un amigo vivo y otro latente, a su lado. Los amigos de las orquídeas miraban como con pena la otra exposición, y seguramente murmuraban entre ellos lo triste que debía ser ser amigo de un helecho.

Visto lo visto, he decidido comprarme alguna prenda ajustada.
(Voy a empezar a vivir con ello: voy a morir sola).

viernes, 29 de abril de 2011

martes, 19 de abril de 2011

Epifanías & Co.

Una a una,
me propongo olvidar todas las que aprendí.
Haré huelga de letras caídas,
si hace falta

Las palabras sólo sirven para distraernos de la verdad.

lunes, 11 de abril de 2011

A dieta.

Cada uno en su casita.
A salvo.
Todos a cubierto.
Tenemos suerte de haber nacido aquí y no en África (pobrecitos, ellos sí están mal. Les daremos arroz con una mano mientras escarbamos su tierra en busca de diamantes con la otra)
Se escucha ruido fuera. Pero es fuera.
Qué pena lo de Haití, ¿me pasas la sal?.
Explota una nuclear en Japón. Pobrecitos. Lo superarán porque son tenaces y educados (pero cuidado que no traigan su radiactividad aquí, lo dejarían todo perdido).
Los árabes se rebelan contra sus tiranos, ayudaremos a los que tengan petróleo (a todos no se puede, entiéndanlo).
Nuestros políticos nos roban, pero todos lo hacen (y para que roben otros, que roben estos que ya les conocemos, qué más da).
En Grecia están peor, pero tienen la dieta mediterránea.
Nuestro país se arruina por culpa de la especulación salvaje de los bancos. Démosles más dinero, los yates no son baratos.
Nos saltan las lágrimas viendo morir de enfermedades que tienen cura a niños de otro color en algún sitio caluroso y subimos la noticia a twitter desde nuestros iPads (obsoletos antes de sacarlos de su caja), fabricados con el metal responsable de guerras salvajes y de que mueran en algún sitio caluroso niños de otro color por enfermedades que tienen cura. Pásalo.
La cabeza que sobresale es la que se lleva los golpes. Bajemos las nuestras (con suerte el golpe se lo llevará el vecino)
La corrupción nos indigna mientras pensamos "donde vayas, de los tuyos tengas" (si buscas a alguien, yo tengo un amigo que te lo haría por la mitad).

Y mientras medio mundo muere de hambre, el otro medio se pone a dieta.

Si a los islandeses les ha hervido la sangre, con el frío que hace allí, ¿qué cojones nos corre a nosotros por las venas?

Un sabio.


ESTE SISTEMA SE ACABA Jose Luis Sampedro... por hordashispanicas">

domingo, 10 de abril de 2011

Olvidos.

Lo olvidé.
Olvidé tu cara, cada detalle.
Olvidé el tacto de tu pelo, el olor a tu champú (melocotón salvaje, casi imposibles de capturar).
Olvidé municiosamente tu voz, tu risa entre dientes, tu forma de mirarme cuando pensabas que no te veía.
Olvidé el tacto de tus dedos en mi piel, la forma en que se me erizaba el vello de la nuca cuando me susurrabas al oído "dime qué llevas puesto....".
Olvidé cada una de tus nimiedades, tu ceño fruncido cuando no conseguías darle la vuelta en el aire a la tortilla, tu respiración mientras dormías, tus silencios.
Olvidé hasta tus manías.
Las ocho.
Olvidé tus besos de forma concienzuda.
Cada uno.

Hace exactamente 1.245 días y medio que me olvidé de todo.

miércoles, 6 de abril de 2011

Score.

-¿Y...?
-¿Qué?
-...
-...
-Que qué te ha parecido.
-Para repetir...
-...
-... En Septiembre.
-Estamos en Noviembre...
-Saca conclusiones.

viernes, 1 de abril de 2011

Fotogenia.

Una palabra
vale más que mil imágenes.
Y en alemán, el doble.

(Nunca salí bien en las fotos)

martes, 29 de marzo de 2011

Afinado marzo.

">
São as águas de março
fechando o verão.
É a promessa de vida
no teu coração.

jueves, 17 de marzo de 2011

Then.

Hace poco, a alguien cercano a mí le han dado una muy mala noticia relacionada con su salud.
Escalofrío.
Incredulidad.
No puede ser... tiene que haber una salida.
Hay veces que no hay salida, y no estamos preparados para que así sea.

Damos por descontada la salud, planificamos nuestra vida de cara a un retiro anciano y saludable que muy pocas veces se produce de esa forma, nos privamos del hoy en pro del incierto mañana... y nos quedamos con cara de nada cuando un imprevisto nos deja apenas con el hoy, como si nos hubiesen estafado.
Hace unos meses, charlando con mi adorado Mariscal en relación a la temprana, dolorosa e imprevista muerte de un gran amigo común, me hizo reflexionar algo que me dijo: "De jóven pensaba que no iba a vivir más allá de los 30 años. Me lo repetí tanto que acabé creyéndomelo, y todo el tiempo que estoy viviendo pasada esa edad me parece un regalo, un "bonus-track" que hay que aprovechar".
Me pareció una actitud de lo más inteligente.
No deja de parecerme una putada que alguien jóven deje de contar con el futuro como opción, pero sí me hace valorar más el presente... Y si tengo suerte de llegar más o menos entera a la edad de sentarme en una mecedora a mirar el mar mientras un atractivo, sudoroso y sonriente mozo (yo seré una vieja verde-limón, lo sé) me grita varias veces (la osteoporosis la doy por segura..) que si quiero desayunar ahí o pasar dentro, abuela (cada uno se imagina su vejez como quiere, oiga... OIGA, ABUELA!), quiero pensar que, si me muero en ese mismo instante, entre el zumo y las tostadas, habré vivido cada día.
Ese es mi plan de futuro.
Nada más.
Nada menos.

lunes, 7 de marzo de 2011

Obviedades.

El dinero tiene el valor de la felicidad que obtengas con él, menos el esfuerzo que hayas tenido que hacer para conseguirlo. Una fórmula sencilla que rara vez operamos.

La vida tiene el valor de las experiencias que seas capaz de robarle, nada más (y nada menos...). Ahorrar en cualquiera de los casos es la peor de las inversiones que podemos hacer, aunque el terror colectivo nos instará a cada momento a que hagamos ambas, amparándose en que la mayoría no puede estar equivocada porque pesan más.

El futuro siempre estará del otro lado de la cerca.
Somos tan imbéciles que nos pasamos media vida tratando de saltarla para acabar descubriendo que al otro lado no hay más que un espejo.

Amén.

jueves, 3 de marzo de 2011

Ahí.

Entre ganarte y perderme
me quedé,
revolviendo mi tiempo
con tu espacio.

Tan ricamente.

sábado, 26 de febrero de 2011

MADRID.

Excesiva.
Voraz.
Permisiva.
Paseo sin plano entre el perdón y el reencuentro.
Sentimientos que me revuelven el pelo.
(Yo ya no me peino)

El sitio del que no se vuelve indemne.
Un lugar al que volver.

sábado, 19 de febrero de 2011

Kiss me now. Don't ask me how.

">

Baby I’m a fool who thinks it’s cool to fall...
(And I would never tell if you became a fool and fell in love)

martes, 15 de febrero de 2011

lunes, 7 de febrero de 2011

viernes, 21 de enero de 2011

Help me...

">

I don’t care what’s right or wrong,
I don’t try to understand.
Let the devil take tomorrow..

(Help me make it through the night...)

domingo, 9 de enero de 2011

Saldando cuentas.

No sé cómo habló Zaratustra.
Confundo contínuamente la derecha con la izquierda.
No me sé pintar los ojos sin que estos cobren un aspecto dramático o prostibular.
Me da asco que la gente bese en la boca a sus perros.
No administro bien mi dinero porque me importa entre poco y nada.
Juzgo a la gente a primera vista, y me como mis juicios con patatas la segunda vez que miro.
Me hablo demasiado.
Tengo un excesivo sentido del ridículo. También del ridículo de los demás.
Me da pereza el bricolaje hogareño.
No lloro nunca en público, aunque me derrame a mares en privado.
Envidio a la gente bien peinada.
No soy nada práctica, prácticamente nada.
No sé pedir cariño cuando lo necesito de verdad. Lo hago tan mal que consigo lo contrario.
No sé decir adiós.
Añoro lo que nunca sucedió.
No tengo punto medio, ni medio punto.
Soy demasiado pudorosa para hacer buenas fotos.
Presiento las cosas, pero jamás lo admitiré por no parecer perturbada (bastante tengo con no saber pintarme los ojos).
Me decepciona decepcionar.
Necesito que me quieran...

No perdono que no me perdonen.
Related Posts with Thumbnails