lunes, 4 de octubre de 2010

Sobran las

Finalmente
aprendí a leer en tus matices
lo que no dijiste jamás.
Finalmente
conseguiste colar tu recuerdo
entre mis recuerdos amables;
mi tacto recuerda sin rastro de melancolía
la suavidad del gastado cuero
de tu gastado cinturón
marrón.
Finalmente
aprendí a escucharte.
Y
Finalmente
se me dibuja una sincera sonrisa
cuando tu silencio
vuelve a llenarlo todo.

3 comentarios:

Curiyú dijo...

No quiero pensar que es autobiográfico, no.
Pero es muy bello. Y esa sonrisa dibujada por la ausencia, se me aparece, inconmensurablemente tierna.

Lanita dijo...

Esta vez, querido, admitiré una dosis de autopretérito...
,-)
los cinturones de cuero es lo que tienen: despiertan ternura cuanto más gastados están.

Enric Pérez dijo...

Y luego dicen que son malos tiempos para la lírica ;D

Related Posts with Thumbnails