lunes, 18 de febrero de 2008

16 de febrero de 1976


El otro dia escuché en algún sitio que "EL LIDER" (así, con mayúsculas... que alguien que consigue que le llame así todo el país no creo que disfrute con las minúsculas) de Corea del Norte, Kim Nosequé (Jong il?)(no, la del un-dos-tres no... el señor chino) nació el mismo dia que yo, el 16 de Febrero.
Rápidamente me dirigí a internet para cercionarme (que no para cercenarme, aunque mira... es una opción a contemplar, tal y como me va todo) de que EL LIDER era mayor que yo.
No soportaba la idea de que alguien que nació el mismo dia que yo también hubiese nacido el mismo año que yo... y que las cosas fuesen tan diferentes para cada uno que mientras yo empiezo de nuevo por enéisma vez, él ya fuese dictador de un país y todo.
(Yo no tengo ni una miserable región).

(otras cosas que pasaron el dia que nací yo//nacieron todas las flores:
-el explorador Amundsen llegó al Polo sur... pero alguien se le adelantó. o eso dicen.
-era número uno en la lista de éxitos una canción que se llamaba "50 ways to leave a woman"
-nació Fernando Esteso (dios.. esto va de mal en peor...), John McEnroe y Antonio Ordóñez, el abuelo de Paquirrín.
-también nació un botánico holandés que se llama Hugo de Vries, pero me da que este hecho, salvo para la familia cercana suya (de él) y para cuatro botánicos cohetáneos más, pasó desapercibido)
-y, por supuesto, vuela por primera vez sobre Madrid el autogiro de La Cierva (¿la madre de Bambi compró un avión con los dineros que ganó su hijo en la peli? explotadora...)

y, por supuesto, nací yo.
me hago mayor irremisiblemente.
como el amigo Kim, simpático dictador y aficcionado al exterminio, pero de buen rollito, seguro...

13 comentarios:

Carlos dijo...

Amada cumplidora de años:

No sé cómo puedes compararte con ese ser de la foto, medio batracio (rana Gustavo), medio tortuga (ninja) y hieráticamente bidimensional, que más parece un bajorrelieve que otra cosa. En su generosa frente, varias personas podrían echarse unas partidas de frontón sin llegar a conocerse nunca. Sus gafas parecen robadas de la basura de Rappel. Su ropa... ¿ropa? Más bien parece una funda impermeable para guardar las prendas (por si llueve en el armario, que you never know). Y ambas manitas sobre los muslos, por si surge una emergencia en la entrepierna: va tan apretado, que una excitación a destiempo bien podría costarle una dislocación sexual.

¿Envidias su liderazgo? Por dios. Él será el "querido líder", pero tú eres reina de corazones como mínimo, y no nos lo niegues. Me resulta inverosímil e increíble (de hecho, no me lo creo) que compartas algún dato de tu partida de nacimiento con él. "Partida" de nacimiento... cualquiera diría que nacer es un juego. Bueno, en el fondo sí: es una cruel ruleta. Y vamos, que si te sirve de consuelo, yo comparto cumpleaños con el Pelusa (Maradona). Aunque también confesaré que esto me lo han chivado. No lo de Maradona, sino lo de mi nacimiento. Yo es que no me acuerdo de aquel día, así que tengo que fiarme de lo que me contó mi madre, que precisamente estaba allí cuando yo nací (ya es casualidad).

Bueno, un saludo y felicidades por el bloguín.

Lanita (algodón & poliéster) dijo...

pero qué mono que eres...!
(o sea, que el pelusón y tú sois como almas gemelas, no...?)
un dia de estos podemos quedar los cuatro. ya verás que risas, ya!
:-)

IMANOL dijo...

Pues muchas felicidades y por muchísimos años más. Y para mí ya eres LA LIDER; al menos de este blog. Que no es poco. Seguro que el kim yu nung no tiene un blog.

Lanita (algodón & poliéster) dijo...

MUUUUUUUUUUUUUCHAS GRACIAS, IMANOL.
Y ENHORABUENA POR SU "DOLCE VITA"... ¿TE LA COMPRARON AL FINAL? ¿Y AL PRINCIPIO?
ME ALEGRA VOLVERTE A LEER POR AQUÍ!

LA LIDER.

IMANOL dijo...

Ese es un misterio que se queda entre La Dolce Vita y yo. Un placer pasar a visitarte, siempre.
Besos de sometimiento. (En plan súbdito-LIDER, no pienses otras cosas).

Lanita (algodón & poliéster) dijo...

ay, deja que piense en otras cosas... que con la sequía que llevo... ay, mira, ya estoy pensando... si es que necesito tan poquito para ponerme tonta...!!

IMANOL dijo...

Oye, pues yo no he hecho nada. ¿O sí? No se. Estoy confundido. Esto... que bueno, ponte como quieras.

Lanita (algodón & poliéster) dijo...

;-)

okei.

10050 Cielo Drive dijo...

Me hago eco del primer postero. Querida cumpleañera, no te compares con miserable personaje. No mines tu autoestima igualándote con semejante totalitario criminal. Ni es simpático ni tiene gracia, ni va de buen rollito.

Raquel dijo...

Coño Lanitaaaaaaaaaaaa !!! Si te digo que decidí felicitarte un mes más tarde por originalidad no cuela, verdad???

MUCHÍSIMAS FELICIDADES !!!

Follow the lider, lider, lider...

Lanita (algodón & poliéster) dijo...

va, que sí, que cuela!!!!

GRASIAAAS RAQUEL!!!!!
UN BESOTE
(dos: el brikindans)

Anónimo dijo...

Desconfíe, siempre desconfíe. El 16 de febrero es el Día
del Empresario
Por: Andrés Sarlengo (CONTRAPUNTOS) (Fecha
publicación:12/02/2006)
Información Adicional
Tema: Crisis argentina
Región: América del Sur
País/es: Argentina




El gerente general Héctor Magnetto lo sabía. Roberto
Viola, Jefe del Estado Mayor del Ejército en ese
entonces, se lo había anticipado: en menos de dos meses
sobreviene el golpe de Estado. “Será peor que lo de
Chile”, le aseguró el General al empresario periodístico
de Clarín. (1)

El tres de febrero de 1976 Magnetto y Doña Ernestina
sorprendieron a muchos trabajadores y delegados
sindicales del matutino. Cincuenta y nueve telegramas de
despedidos se remitieron. Guardianes y policías
protegieron el establecimiento a fin de evitar que los
“activistas” pudieran “atentar contra la producción y
los bienes de la empresa”.

Magneto y Doña Ernestina atendieron los consejos del
General. “Limpiaron” el diario de “terroristas”.

Los hechos y las declaraciones -no obstante- ya
presagiaban el camino del horror: febrero de 1975 y el
decreto 275 del Poder Ejecutivo Nacional (PEN). Casi
exactamente un año antes de las indicaciones de Viola a
Magneto. El cinco de febrero de 1975 el PEN dispuso la
intervención del Ejército Argentino en Tucumán. La
resolución rubricada por Estela Martínez de Perón
justificaba semejante decisión. La Secretaría de Prensa
y Difusión divulgó el de 10 de febrero que “El PEN... ha
decidido la intervención del Ejército en la lucha contra
la subversión apátrida. Una vez más las FFAA están
unidas e identificadas con el pueblo en la defensa de
nuestro propio modo de vida... El pueblo supo votar.
Sepa ahora el pueblo, junto a sus hombres de armas,
defender su presente y futuro contra la subversión
importada”.

La trama de la crueldad avanzaba pasa a paso. El decreto
de carácter oculto número 261 instituyó el
“aniquilamiento” de los “subversivos” (2).

Salvo dignas excepciones no hubo sectores políticos ni
sindicales que se opusieron a la determinación peronista
y castrense. En las palabras del ministro del Interior
Alberto Rocamora se advierte un aire viciado de dejadez,
temor, mentira y cinismo. “La autoridad civil no se va a
subrogar a las Fuerzas Armadas. Sólo se les ha pedido su
colaboración”, afirmó el funcionario.

En Tucumán el Ejército implementó “programas de acción
cívica” y “asistencia social y hospitalaria a las madres
y a niños de corta edad”. Mientras “limpiaban las
acequias” y ejecutaban “las tareas de adecentamiento”;
la Operación Independencia también instalaba Centros
Clandestinos de Detenciones. El dirigente demócrata
cristiano Arturo Ponsati “creía estar en el centro de un
campo de batallas”. En tres meses desaparecieron 25
tucumanos.

A Acdel Vilas le reconfortaba la noche: “Los mejores
éxitos los conseguimos entre las dos y las cinco de la
mañana, la hora en que el subversivo duerme”.

Un documento de las FFAA subrayaba que en octubre de
1975 los guerrilleros (del Ejército Revolucionario del
Pueblo-ERP) contaban con entre 120 y 150 integrantes. El
Ejército disponía más de 4.000 efectivos.

Acdel Vilas asumió el Operativo Independencia el 9 de
febrero de 1975. Entre marzo y diciembre de ese año cien
personas fueron secuestradas. Los desaparecidos en su
mayoría eran de Monteros, Santa Lucía, Famaillá y San
Miguel de Tucumán. (3) En enfrentamientos con la policía
y las fuerzas de seguridad fallecieron 147 ciudadanos.
Como bien señala el periodista López Echagüe: “aquellos
enfrentamientos están rodeados de insondable misterio”.

Previo a retirarse de su ya “tranquila Tucumán” Acdel
Vilas recibió una medalla de la legislatura provincial.
El ERP había sido exterminado. Vilas se marchó el 18 de
diciembre de 1975. Unos días antes cometió una pequeña
(y reveladora) falta. Entre sus dichos a la prensa se
escuchó: “A partir de ahora, el cuidado de la ciudad de
San Miguel de Tucumán estará bajo control del Ejército”.

¿Y el gobernador Amado Juri? ¿Y el ministro Rocamora y
la presidente Martínez de Perón?

Acdel Vilas partió con más de 106 desaparecidos bajo su
comando. Bussi, arribó después. En 1976 el General
añadió más de 300. En 1977 124 tucumanos desaparecieron.

Durante la intervención Bussi libró a Tucumán de cirujas
y mendigos. Una noche de julio de 1977 varios carros
cargados con pordioseros demostraron la valentía del
General. Los mendicantes fueron abandonados en el Valle
del Totoral (Catamarca) (4)

San Martín -con colegas así- se remueve en su tumba.

Las conversaciones entre Magnetto y Viola -en efecto-
nos introduce en un razonamiento complejo convertido en
titular: los empresarios del terror. Pues nadie, por más
ingenuo que resulte puede pensar que el terrorismo de
Estado (1976-1983) fue producto solamente del desquicio
y la aviesa ambición de los altos comandos de las
Fuerzas Armadas. Civiles y militares (foráneos y
nativos) se aliaron con un claro propósito: consolidar
el orden de la plutocracia. ¿Cómo se iba a tolerar que
los trabajadores se involucraran y participaran de la
gestión de las empresas y del Estado? La “plebe” y el
pueblo tenían que comprender que sus derechos terminan
en la propiedad privada concentrada. Vernácula o
extranjera, eso poco le importa al gran capital.

El Bussi militar y el Bussi candidato por Fuerza
Republicana recogieron el apoyo del poder económico. El
ex presidente de la Corte Suprema de Tucumán y luego
representante de la Unión Industrial Tucumana, Horacio
Poviña; Dermidio Martínez Zavalía (Sociedad Rural de
Tucumán); Luis Manuel Paz Nougués (Fondo Patriótico
Azucarero) y su Ingenio Concepción, colaboraron -en
silencio y sin vergüenza alguna- con el retorno vía
“electoral” del General. Los Blaquier y otros azucareros
-naturalmente- “endulzaban” permanentemente al
comandante del ex Tercer Cuerpo de Ejército.

Con todo -y recurriendo a la agenda-archivo que ningún
periodista debe de dejar de consultar y recrear- la
noche de cada 17 de enero no merece olvido. Bussi nació
el 17 de enero de 1926 y en su cumpleaños de 1990 Carlos
Bulgheroni fue uno de sus invitados. Bulgheroni es
propietario del grupo Bridas. Papel Tucumán y Celulosa
Jujuy S.A. estuvieron bajo su dominio. Y ahora que las
“papeleras” son noticias: ¿por qué no lo es Bridas o
Papel Prensa? Bridas tomó impulso (igual que Clarín) con
el frondizismo. El fundador de Bridas, Alejandro
Bulgheroni, se inició con una ferretería de ramos
generales abasteciendo a los ferrocarriles, la industria
petrolera y decenas de productores del norte
santafesino. En 1970 comienza con la exploración
petrolera asociándose con la compañía norteamericana
Amoco. En 1972 adquiere establecimientos agropecuarios y
conforma la financiera Palmafin que culminará convertida
en el Banco Palmares. Polibutenos Argentinos entró en
funcionamiento en 1982. El economista Eduardo Sguiglia
es contundente. En su libro El Club de los Poderosos
señala que “habían sabido aprovechar con astucia su
relación con los gobiernos y también el maná que les
ofreció (a ellos y a Astra) la petrolera estatal”. El
Banco Palmares se fusionó con otras entidades y se
transformó en el Banco del Interior y Buenos Aires
(BIBA) Su mayor “accionista” fue la ruleta financiera
procesista. A fines de los ’80 el BIBA fue intervenido
por el Banco Central por haber “prefinanciado
exportaciones inexistentes”. Bridas tuvo entre sus
administradores a varios jerarcas militares de la última
dictadura. De ahí, las conexiones entre Bussi y
Bulgheroni. Cenas, cumpleaños y conversaciones
telefónicas. Diputados provinciales y nacionales
denunciaron en su momento la “operación retorno” y a sus
financistas. Avila Gallo sugirió que Bridas aportó
dinero para la campaña alfonsinista de 1983 además de
“ayudar” al General. Actualmente Bridas Corp posee el 40
% de Pan American Energy LLC (petróleo y gas) que
facturó en el 2004 4.861 pesos por minuto.

Magnetto y Viola; Bussi y Bulgheroni: no son simples
ejemplos de “empapelados, azucarados o empetrolados”.
Son muestras-registros de un recorrido histórico cuya
síntesis y consecuencia los argentinos no nos atrevemos
a leer y replicar. El terrorismo de Estado (fue y lo
será si es necesario) la venganza de los opulentos
contra una Argentina que busca(ba) la participación y el
bienestar de las mayorías.

El 16 de febrero es el Día del Empresario. Trece días
después del anuncio de Viola a Magneto: las piezas del
tablero se desplazaron y asestaron un golpe mortal. El
16 de febrero de 1976 la Asamblea Permanente de
Entidades Gremiales Empresarias (APEGE) provocó un lock
out patronal. Los empresarios paralizaron el país. Era
la señal que restaba: las Fuerzas Armadas podían
derrocar a la presidente cuando lo considerasen
oportuno. Entre los miembros de la APEGE se destacaban
la Sociedad Rural (Celedonio Pereda), la Cámara
Argentina de Construcción (César Pollero y Roberto
Meoli), la Cámara Argentina de Comercio (Armando Braun),
Sociedades Anónimas (Federico Peña), Grandes Tiendas
(Jorge Sabato), la Confederación de Asociaciones Rurales
de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP) y la Coordinadora de
Actividades Empresarias Mercantiles (CAME, Osvaldo
Cornide), entre otros.

El esencial artículo “El golpe con traje y corbata” de
Vicente Muleiro (5) -sin embargo- omite decir que en
febrero de 1976 Clarín (y La Nación) también aprobaron
el lock out patronal. Suspicacia al margen, la historia
volvía a insistir con sus leyes de hierros y cuasi
perpetuas: los sectores dominantes no vacilan ni un
segundo en arrojarles cadáveres a sus adversarios. El
fin (conservar sus intereses) justifica sus medios.

“Después de la mal llamada conquista del desierto las
tierras le fueron dadas en propiedad a los estancieros
del norte de la provincia de Buenos Aires. Al señor
Martínez de Hoz -que en aquellos tiempos era presidente
de la Sociedad Rural que financió la campaña- se le
otorgaron dos millones quinientos mil hectáreas. Los
Alzaga Unzué recibieron 750 mil hectáreas, los Anchorena
560 mil hectáreas. Y el General Roca, además de su
sueldo, el gobierno lo premió con la Estancia La Larga,
de 50.000 hectáreas, en la zona de Guaminí”, resalta el
historiador Osvaldo Bayer en una entrevista de enero de
2006. (6)

Así ocurrió: Martínez de Hoz y la Sociedad Rural
subsidiaron la “conquista del desierto”. Así sucedió:
cien años después su bisnieto José Alfredo y la APEGE
ocuparon el ministerio de Economía de un gobierno
terrorista. Similar metodología e iguales intereses.

La APEGE declaró el 16 de febrero como el Día del
Empresario. En 1977 al festejar el primer aniversario
del paro empresarial “sus diarios” afirmaban: “En
ocasión de este aniversario, la APEGE considera un deber
ineludible expresar su reconocimiento a las Fuerzas
Armadas y de Seguridad por la decisión, coraje y
eficacia con que asumieron la responsabilidad de
restablecer el orden”.

La APEGE posicionó a varios de sus integrantes en
puestos claves de la dictadura cívico militar. Jorge
Aguado fue Secretario de Agricultura de Roberto Viola y
Gobernador de Buenos Aires bajo las órdenes ejecutivas
del beodo Leopoldo Galtieri.

José Alfredo Martínez de Hoz además de pertenecer al
grupo Perriaux (cenáculo de civiles que “comenzaron a
acercar papeles de trabajo a los más encumbrados jefes
de las FF.AA.) es un fiel allegado al Clan Rockefeller.
En un reportaje de la revista Somos (1992) David
Rockefeller consideró a Martínez de Hoz como “un viejo
amigo... el precursor de todo en la Argentina fue
Martínez de Hoz... Yo realmente creo que él es un
verdadero patriota argentino que no pudo poner en
práctica sus ideas...”. El magnate estadounidense
también le dijo a Ana Barón que “Menem es un hombre
fascinante”.

Con todo, basta revisar la Carta Abierta a la Junta
Militar de Rodolfo Walsh para (por si acaso) queda lugar
a la sospecha. “...la política económica de esa Junta
sólo reconoce como beneficiarios a la vieja oligarquía
ganadera, la nueva oligarquía especuladora y un grupo
selecto de monopolios internacionales encabezado por la
ITT, la ESSO, las automotrices, la US Steel, la Siemens,
al que están ligados personalmente el ministro Martínez
de Hoz y todos los miembros de su gabinete”. Walsh -sin
pretenderlo- describía así el gobierno terrorista de la
APEGE.

Héctor Magneto sí lo sabía. Roberto Viola lo había
anoticiado. “Será peor que lo de Chile”. Martínez de Hoz
recalaba en su ministerio con los manuales doctrinarios
de Perriaux y el Clan Rockefeller.

“Los empresarios toman decisiones no solo para maximizar
ingresos, sino para servir a las necesidades de los
trabajadores y de la comunidad en general”, aseveró
David Rockefeller en una conversación con un cronista de
La Nación. (7)

Cuesta creer en la opinión del petrobanquero. Aunque se
ve que ciertos profesionales adscriben a tal
razonamiento desde hace incluso bastante años atrás.
“Justamente estábamos comentando con Marcelo Bonelli la
doctrina social de Rockefeller que es muy interesante y
que ayer se publica en el suplemento Enfoques de La
Nación” (8), le señala Magdalena Ruiz Guiñazú al doctor
Manuel Herrera. “Sí yo los estaba escuchando y realmente
creo que es excelente que este tipo de cosas se divulgue
mucho...” respondió el ex Secretario de la Unión
Industrial Argentina (UIA). Herrera ejerció tareas
gerenciales en una compañía ligada a Pérez Companc:
PASA. “No nos toca a nosotros cambiar las condiciones
del sistema capitalista”, le contestó Herrera al
dirigente Miguel Raimondi en 1989 cuando los
trabajadores (con record en producción) le solicitaban
una mejora salarial. (9)

Para Herrera, Bonelli y Ruíz Guiñazú, Rockefeller deja
una notable enseñanza: “Hay que ser empresarios y
filántropos al mismo tiempo”. ¿Cómo la APEGE?

El 16 de febrero es el Día del Empresario. Se recuerda
así el lock out patronal de 1976.

Las armas en defensa del gran capital. El terrorismo de
Estado en defensa del gran capital.

Sonará a exagerado, persecutorio y paranoico; pero así
aconteció. A casi treinta años del comienzo de la noche
más larga de la Argentina cabe seguir preguntándose
quienes fueron (y son) los responsables de la crueldad,
el terror y la desigualdad planificada.

A pocas horas del Día del Empresario es mejor que usted
mismo extraiga sus propias interpretaciones.

En octubre de 1977 el ex Jefe del II Cuerpo de Ejército,
Ramón G. Díaz Bessone, viajó a su conocida Rosario como
Ministro de Planeamiento. Allí, en una Jornada de
Industria y Comercio, resumió (convencido y exaltado) la
política económica que aun hoy rige y direcciona
nuestras vidas: “Los empresarios forman uno de los
primeros sectores que constituyen la nación día a día.
Acaso por eso fueron uno de los blancos predilectos de
la agresión criminal de las hordas marxistas. Por eso la
responsabilidad moral es la otra gran vertiente de esta
eminente función social, y comienza dentro de la misma
empresa. Allí los derechos ceden su lugar a los deberes.
Defender la empresa y la propiedad privada contra los
agresores de toda índole es el primer deber”.

El 16 de febrero es el Día del Empresario. Desconfíe,
siempre desconfíe...

Notas:
1) La Noble Ernestina. Pablo Llonto. Astralib La
Cartonera. 2003.
2) Cinco de febrero de 1975.
3) Comisión Nacional de Desapariciones. CONADEP.
4) El Enigma del General. Hernán López Echagüe.
Editorial Sudamericana. 1991.
5) 18 de marzo de 2001. Clarín. Suplemento Zona.
6) Este sistema no va más. Dora Cattoni y Oscar Caram.
Seis de enero de 2006.
7) La Nación. Trece de octubre de 2004.
8) Archivo radiofónico del autor. AM 790. Radio Mitre.
12 de mayo de 1997. Postales del ex cordón industrial
del Gran Rosario. Carlos Del Frade. Mayo de 1994.
redaccion@argenpress.info
info@argenpress.info

Antonio dijo...

pues asi como tu yo tambien tengo la inquietud de saber que paso el dia en que yo naci, y es asi como doy con este blog, asi es yo soy de l6 de febrero de 1976

atte: Antonio

Related Posts with Thumbnails