lunes, 10 de mayo de 2010

Hasta luego.

Siempre, desde que recuerdo, he llevado mal que la gente a la que quiero se vaya, ponga distancia física o simplemente deje que el silencio tapone las vías por las que hasta entonces fluían las palabras.
Da igual que sea para siempre, o por tiempo indefinido. Odio despedirme, odio decir adiós, ni siquiera como mera formalidad.
Cada vez que esto ocurre (por mucho empeño que le ponga, hay veces que pasa), inevitablemente se crea un hueco por el que se cuela un aire que hiela los huesos, un vacío físico que sólo puede cerrarse volviendo a colocar la pieza que falta.

De vez en cuando toca despedirse, "hasta la próxima", y, con el tiempo, el corazón se va quedando como un queso de gruyère.

(Lo peor son los dias de viento)

Hasta la próxima,

7 comentarios:

Pulgarcito soñador dijo...

Pero no te vayaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaas, chilindrinaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!

Lanita dijo...

No me vooooy.... se me vaaaaaaaan...!!

Lanita dijo...

(eso sí, algunos vuelven... por suerte!)
(y el que se ha ido vuelve siempre, aunque inevitablemente deja su hueco; no en vano es Su hueco)

Enric Pérez dijo...

¿Trae regalos a la vuelta? Si trae regalos, sacas un "bueno, va..." del bolso y a correr. Total dicen que esto son cuatro días, no vas a pasarte dos mustia.

Lanita dijo...

Yo con que la gente vuelva ya me considero regalada...
Mi bolso rebosa de "bueno, va", y tengo un paquete sin empezar de "no recuerdo qué pasó"..

Enric Pérez dijo...

¡Caray! ¡Un paquete sin empezar de "No recuerdo qué pasó"! ¡Vaya lujo! ¡Cómo se nota que te los gastas!

Lanita dijo...

Tengo una estupenda mala memoria selectiva...

Related Posts with Thumbnails