lunes, 31 de mayo de 2010

Una altura considerable.



Tengo tus alas
enredadas bajo mi piel.
Tengo un ático alquilado
dos palmos por encima de tu cielo
con el único propósito
de que el cartero
no alcance a dejarnos
las cartas del deshaucio.

Siento vértigo
ccada vez que piso el suelo.

5 comentarios:

Enric Pérez dijo...

No te asomes por la barandilla que marea.

Lanita dijo...

No me atrevo a bajar ni del bordillo...

madison dijo...

Hey, pedazo ático ¿no? yo quiero uno de esos.
Y ahora en serio, eres genial jugando con las palabras

Lanita dijo...

yo quiero ser la vecina del ártico...!
(este juego es robado)
Gracias, Madison... aunque a veces no sé bien lo que pongo. Realmente, para mí el juego es buscar las palabras y luego darles contenido... seguramente esto es muy poco ortodoxo, pero como no soy nada religiosa..
;-)

Isabel Martínez dijo...

Pues me parece un poema precioso.
Conozco tu sensibilidad y no me extraña nada.
Aplausos y ovación.

Related Posts with Thumbnails