lunes, 23 de junio de 2008

Una serie de catastróficas desdichas

Hoy ha empezado a hacer calor, de ese que pide a gritos un baño, así es que he decidido inaugurar oficialmente el verano colocando mi excesiva piscina en mi menos excesiva terraza.
Bien.
Extiendo la piscina vacía sobre el suelo y ya me imagino en las cálidas noches veraniegas tomando la luna, mecida por las olitas de mi balsa.
(Bien)
Pongo a llenar la piscina. He de tener cuidado de no llenarla más de la mitad de su GRAN capacidad (son 2,5 metros de diámetro... demasiada agua). Calculo que en cosa de 1.30 horas estará llena hasta donde ha de estarlo.
(Muy bien)
Bajo las escaleras y me tumbo un ratito mientras se llena, y pienso que no pasará nada porque descanse los ojos un ratito...
...
....
zzz...
Se me olvida que se está llenando el equivalente a una piscina olímpica sobre mi cabeza.
(Mal)
Me voy a pasear a la perra.
(MAL)
Vuelvo... y recuerdo que yo antes estaba haciendo algo.
(OH-DIOS-MÍO...)
La piscina rebosa.
(Ay, la lecheeee...)
Riego las plantas, limpio la terraza tratando de aprovechar el agua que sobra, pero nada, el volúmen apenas varía... así es que decido que ya que me he de duchar, lo más ético es que utilice el agua de la piscina para vaciarla más.
Ahí estamos, en pelotas y enjabonada.
Ahí estamos yo y toda la familia de la casa de enfrente, que no pueden creerse la estampa.
En fin.
He hecho lo más lógico: saludar y resbalarme con el jabón..
Lo bueno de esto es que inmediatamente he desaparecido de su campo visual.
Lo malo, los moratones que saldrán casi ipso-facto y tener que contestar desde el suelo a los vecinos que, preocupados, me gritan "¿ESTÁS BIEN?" desde el otro lado de la calle.
Después he reptado por el suelo hasta la escalera, grácilmente.
No hay nada como ser poseedora del don de la elegancia natural.

6 comentarios:

Marta dijo...

Pero dónde tienes la cabeza!!

Lanita (algodón & poliéster) dijo...

evidentemente, no sobre los hombros...
ay, qué desastre.
Y ahí no acaba la cosa: hace un rato me he ido con la bici a ver si bien me da un golpe de calor y muero, o adelgazo los mil kilos que exceden de mi bikini... y a mi vuelta me he encontrado que la piscina ha decidido por sí misma vaciarse... DEL TODO.
no quiero ni saber la tromba de agua que ha debido caer.
Estoy esperando agazapada detrás del sofá a que vengan los vecinos a expropiarme!!
juro desmontar ese infernal artefacto disfrazado de ingenuidad que es mi piscina toy.
hoy.

La Violeta dijo...

Jajajaja! Pero qué cadena de desastres! Tienes al amigo Murphy al acecho, eh? Yo tuve de (no tan) pequeña una Toy de 2x2m, enorme, en la terraza, y cuando un vecino administrador de fincas me dijo que los pisos más altos tienen vigas menos resistentes porque no tienen que soportar el peso de otros pisos, y me dijo lo que pesaban los nosécuantos mil litros de agua, me cagué y no la volvimos a utilizar.
Los vecinos ya deben haber publicado en Youtube tu vídeo... "Enjabonada en la terraza".

Moltisanti dijo...

Carai! He llegado a sentir lástima por ti. Bueno al 50%, el otro 50% estaba riéndome.

IMANOL dijo...

Y yo de un lado a otro haciendo el tonto con los toritos y sin mirar p'arriba. Esto me lo tienes que escenificar. ¿Te animas a madrid? Yo, por poner el interrogante...

10050 Cielo Drive dijo...

qué bueno también lo de que los pisos superiores tienen vigas menos resistentes. Èse vecino no quería que el de arriba tuviese piscina, menudo envidioso!!!!
Ahora cuando la del bajo me pregunte que si pongo jacuzzi en la terraza igual se cae, le diré que lo más probable es que se le caiga su techo que ha de soportar además los 2 pisos de arriba.

Related Posts with Thumbnails